Portada

martes, 17 de noviembre de 2015

La belleza de las japonesas está dentro

Por aquí estamos de nuevo, con otra dosis de historias; pongan atención.

Si las asiáticas son envidiadas por las mujeres del resto del mundo debido a su belleza, las japonesas son la envidia del Asia. Mujeres coreanas, filipinas o chinas harán lo que sea para conseguir parecerse a las niponas.
Sí, es cierto, esta bitácora se está metiendo en terrenos ajenos y movedizos, pero resultan evidentes los efectos sorprendentes del cuidado que tienen las japonesas consigo mismas. Y muchos japoneses también.
Andar de exploración para encontrar el origen de esta condición es apasionante. Cada sitio que habla de belleza cree desvelar el secreto milenario que nadie más sabe, pero resulta que la belleza de las japonesas es el resultado de muchos factores juntos, desde compotas caseras hasta actitudes cercanas al misticismo.
“Las japonesas aspiran a tener una piel blanca, pero con un tono que se asemeje más bien al de una bola que ha sido pulida. Este matiz de lo que entienden por una tez blanca es importante”, afirma Tomizawa Yoko, del Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura. Piel blanca y sana. 

Hay un par de síntomas que son evidentes demostraciones de la admiración. La una es el hecho de presentar muchos programas de televisión en los que, entre vericuetos fantasiosos, la verdadera diversión es descubrir la edad de una mujer: se ve ejemplos sorprendes de lo bien conservadas. La segunda, es difícil soportar el impulso de topar con la punta del dedo el rostro de una mujer en el metro, por el puro –y hasta morboso- deseo de satisfacer la curiosidad de saber si la piel y la mujer son de verdad seres humanos.
Las mujeres de Japón tienen algunas prácticas específicas para verse bellas y tienen muchas que, indirectamente, derraman beneficios. En este marco, resultado interesante lo siguiente: quien firma como Dr. Adolfo Planet, en su página web, dice revelar los secretos de las abuelas japonesas que, en realidad, están publicados desde hace más de 100 años en el libro titulado "Miyako fūzokukewaiden", que abordó con harta precisión los aspectos relevantes de la belleza y la estética femeninas. Planet hace referencia a ciertos principios que son básicos para una vida con equilibrio. Se rescatan los siguientes acápites llamativos:

  • Vive en una casa limpia.
  • Según te vayas haciendo mayor, no envidies aquello que florece en primavera;
  • Para tener una piel suave y brillante, lávala y mímala a diario;
  • Una buena piel viene de un cuerpo sano;
  • Demasiado maquillaje contamina la piel;
  • Enamórate;
  • Los hábitos de deseos insatisfechos afean una mujer;
  • Una mujer mayor preciosa es preciosa ya que su mente y espíritu son sabios y están llenos de gracia;
  • A la edad de cuarenta, la mente se hace visible en la cara;
  • No te quejes. No tengas envidia. No te irrites. Tu salud se deteriorará y tu piel se resentirá;
  • Si tus hombros están tensos o duros, tendrás líneas y arrugas en tu cara; y,
  • Come comidas sencillas.
En el sitio Belleza Activa se hace referencia a que “Existe una diferencia fundamental entre el concepto de belleza oriental y el occidental. Mientras que en oriente se pretende mejorar la calidad del cuerpo en sí mismo, en occidente se mide cual es su estado y se actúa contra las situaciones concretas (arrugas, flacidez, celulitis, etc.). En Japón, el método para llegar a la belleza es ‘hacer sana’ la piel. En occidente, intentamos ‘borrar’ las arrugas. Insiste en esta idea Kayoko Nakajima, responsable de marketing de la nueva línea Future Solution LX de Shiseido: «Se tata de embellecer la piel sin maquillaje, éste es solo un accesorio. Lo importante es hacer la piel bella por sí misma»".
De este principio se desprende el resto.
Las revistas especializadas, entonces, hacen una lista numerada de los aspectos estéticos más importantes. Parten siempre de la doble limpieza facial, usan toallas remojadas en agua y aceites calientes y cierran el proceso con toallas de agua fría. Con la misma paciencia, dedicación y sutileza, hacen el eishodo, masaje facial japonés que combina conceptos de la medicina tradicional nipona y de técnicas de masaje desarrolladas durante cinco siglos.
La protección del sol es un capítulo aparte. Durante el verano, cuando el sol castiga, es común ver a las mujeres ir por la calle con sombrilla, sombrero, gafas, guantes más arriba de los codos y, seguramente, con una crema protectora de alta gradación. Eliminar el contacto con el sol evita que aparezcan manchas, y que se pierda colágeno y elastina.
En Belleza Activa se afirma que es difícil conseguir una tez alba ya que su piel contiene más cantidad de melanina que la de los occidentales (de ahí el color amarillo) y se broncea con mayor facilidad. Luego, la protección también tiene que ser doble.

Los factores no cosméticos son relevante. El agua es el primero y según la socióloga Mitsue Otsubo la razón es que tradicionalmente en Japón se utiliza el agua como acto de purificación, algo que forma parte de los rituales de la religión sintoísta. Esto explica también la forma en que se lavan a diario los japoneses: se duchan con agua y jabón y una vez están limpios, entran en la bañera, nunca se sumergen “sucios” en el agua. Su piel tiene un contacto permanente con el agua y la beneficia tanto como la hidratación en base de té verde, que tiene un alto contenido de antioxidantes, los que ayudan a combatir los radicales libres y el envejecimiento prematuro de la piel.
En esa línea está también la alimentación.
Los japoneses cuidan su piel por dentro y por fuera. Es el país que debe tener la alimentación más equilibrada del mundo (algo de ello se puede leer aquí). La casi total ausencia de los lácteos en la dieta común, las proteínas que provienen de la soya, la administración correcta de las grasas.
Para ponerle en números, la dieta diaria ha logrado el para muchos ansiado 12-25-63: los expertos tienen como una ley que la alimentación cotidiana de una persona debe tener 12 % de proteínas, 25 % de grasas y 63 % de hidratos de carbono. Fórmula mágica que para los expertos es el “patrón ideal de composición”: 2.300 calorías diarias para los hombres y 1.950 para las mujeres.
La socióloga Mitsue Otsubo, citada por Belleza Activa, afirma que desde muy jóvenes se cultiva el culto por la belleza. “Las niñas empiezan a maquillarse a los diez años de edad, con sombras de ojos y brillos de labios, porque los productos baratos no son de mala calidad”.
Una estadística citada por la experta afirma que el 84 % de japonesas consideran que si usan cosméticos están guapas, aunque defienden permanentemente el concepto de la belleza natural. Es decir, nunca se excederán en el uso del maquillaje. Aunque generalmente sí en el gasto de dinero. “Del total de mercado de la belleza, es decir, higiene, tratamiento y fragancias, el cuidado de la piel del rostro representa en Europa el 26 % de las ventas totales, mientras que en Japón es el 58,1 % de estas. Por el contrario, no existe tradición en el uso de perfumes, ya que se considera que la piel debe oler a ‘limpio’, con su propio aroma y no ‘ocultado’ bajo una fragancia. Es por ello que la venta de perfumes supone menos del uno por ciento del total del mercado, mientras que en Europa es el 44 %. A los japoneses, además, les suelen molestar los perfumes intensos que usamos los occidentales, y consideran que los utilizamos para ‘enmascarar’ el ‘potente’ olor corporal occidental”.
Una costumbre llamativa es que las mujeres consideran esta especie de ceremonia del maquillaje un momento íntimo, personal, es una parte del decoro y los modales femeninos. Como dice el portal nippon.com, “Sin embargo, se consideraba de mala educación que una mujer mostrara cómo se maquillaba. Tomizawa Yoko, investigadora, afirma que '…el decoro y el maquillaje son conceptos arraigados en Japón incluso en la actualidad, y que esto precisamente explicaría por qué se considera una grosería maquillarse en el tren, por ejemplo'".
En definitiva, cometen un error quienes creen en pócimas milagrosas para tener una piel tan perfecta como la de las japonesas y una salud facial general envidiable. Es, eso sí, una suma de muchos factores, tanto cosméticos como culturales, alimenticios y, algo de lo que hace gala el país permanentemente, mucho de identidad.


Muy pronto estaré de vuelta con novedades.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Evangelion, génesis y apocalipsis


Bienvenidos, hoy tenemos dibujos que se mueven, acomódense en el sofá, por favor.

Cuántas luces y cuántas penumbras caben en un dibujo que cobra movimiento. Es indefinible si es que quien inventa la historia tiene suficiente talento para convertir unas viñetas en una trama sofisticada. Y cuántos sentimientos humanos pueden ser expresados por los trazos rápidos de un lápiz, que se animan y estallan en fábulas.
El propio creador ha afirmado que una parte importante de los roles que toman sus personajes reflejan su realidad sicológica, escabrosa, dolorosa, frágil: humana.
Hay que poner nombres: el creador es Hideaki Anno y el complejo de creaciones se denomina Neo Genesis Evangelion, que ha sido expuesta al público desde 1995. Es anime, una de las expresiones más fuertes de la cultura popular japonesa, y podría ser el primer título de la categoría de teología posapocalíptica supertecnológica. Huelga decir que es una creación de culto.


Todas las ilustraciones son tomadas del libro Groundwork o Evangelion: 2.0 You can (not) advance, # 2

Evangelion es, probablemente el anime más complejo del extenso rol de producciones del Japón, donde se creó, y del resto del mundo, que ha intentado copiarlo.
Hideaki Anno (1960, Yamaguchi, Japón) consumió todo lo que pudo de su juventud en series de TV y películas de ciencia ficción. Con disciplina, hasta con ferocidad; consciente de que esa era la fuente de conocimientos que iba enriqueciendo su espíritu. En ese mundo de historias inverosímiles se sentía cómodo, sonreía. Por entonces se juntó con otros jóvenes de los que no se separó en la evolución de su capacidad creativa.
Estudió en la Osaka University of Arts y logró formar parte de equipo de élite de animadores del estudio Ghibli, del renombrado Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro y Se levanta el viento, entre otras), centro de creación al que aspira a ser contratado cualquier animador que quisiera entrar al paraíso del anime.
Desde 1984, cuando conquistó cierta fama, hasta 1995, año en el que estrenó Evangelion, acopió conocimientos técnicos y exploró con fruición y rigor la sicología de las personas de su entorno (el archipiélago de Japón fue un entorno apropiado para sus intenciones).
Tenía toneladas de imágenes increíbles guardadas. Las unión con los resultados de su exploración hacia las profundidades de la mente, colocó un marco de gráficas en movimiento y en seis días, para decirlo de forma bíblica, creó los cielos y la tierra de Neo Genesis Evangelion y el séptimo día no descansó, porque la complejidad de la obra tenía que cobrar su parte del costo. Había despertado el alma de miles de forofos japoneses y del occidente, el reconocimiento le llegó mientras pataleaba por emerger de una depresión que le castigo durante cuatro años.
De una parte, motivado por los cultores que no querían que acabara la serie y que tampoco querían permitir que terminara así; y, también, decidido a hacer una catarsis de los atajos sinuosos por los que había transitado su mente, decidió producir cuatro películas de un Evangelion renovado en la forma y fortalecido en el fondo.
En esta entrada el eje serán las cuatro películas de la serie conocida como Rebuild of Evangelion, para intentar un límite a los, por momentos, inalcanzables abismos de Anno. Aunque es imposible desligarlo, no se profundizará ni en la serie de 26 capítulos, manga de 14 volúmenes, ocho películas y otros tantos productos.

Una trama de abismos y no pocos vericuetos

Los habitantes que quedan en el mundo luego del nombrado Segundo Impacto, que ya no son tantos, aún no saben por qué puerta infernal pasaron los ángeles que llegaron a destruir su casa. Ángeles, son la antítesis de la historia, los antagonistas.
Las naciones, juntas frente a la necesidad de pervivencia, encargan a NERV la defensa planetaria. La capital de esta cruzada militar es Tercer Tokio, una ciudad bajo tierra construida para resolver los ataques sucesivos de los ángeles. NERV construyó unos biorobots, llamados Evangelion o Eva, que son las únicas armas para defenderse de los ataques asoladores.  Los robots se fusionan con todas las partes de sus pilotos, quienes deben ser jóvenes.

Shinji Ikari
La piloto del Unidad Evangelion 00 es Rei Ayanami, una joven de origen neblinoso. Es requerido para ese mismo fin el hijo del director de NERV, Shinji Ikari, quien logra una fusión con el Unidad Evangelion 01 (la versión corta y popular es Eva 01) que supera la imaginación de los diseñadores de los biorobots. Luego aparecen los Eva 02 y 03; luego de cuatro películas logran derrotar a todos los ángeles, la humanidad es diezmada y sucede un tercer génesis, un nuevo origen, el renacimiento de la sociedad y, aunque no lo diga y no esté explícito, de otras tantas amenazas, unas internas y otras que llegarán de orígenes inesperados.
Esta es la trama general. Pero, como debe ser, el demonio está en los detalles. Los detalles están metidos en la psiquis de los personajes. Buena parte de los arrebatos suceden alrededor de Gendo Ikari, Director de NERV; su hijo Shinji, el adolescente que pilotea el Eva 01; la difunta esposa y madre, Yui Ikari, bioingeniera, quien murió en un confuso suceso (se dice que parte del alma de Yui quedó atrapada en el Eva 01 y por eso Shinji logra fusiones impensables); y, Rei Ayanami, piloto de Eva 00, quien tiene un origen y un papel en la serie ambiguos, pero definitivos, es demasiado parecida a Yui, demasiado apegada a Gendo, demasiado importante para Shinji y atormentadoramente inexplicable para el resto.
Esas personalidades intranquilas y solitarias aparecen con frecuencia en las expresiones artísticas del Japón, son muy comunes japoneses así, íntimos, herméticos, con una ebullición de sentimientos que explotan y se desintegran en las paredes de su yo, tan solidarios que la heroicidad es ordinaria, respetuosos de los rangos, conscientes de que ellos no se parecen sino a sí mismos.
En los documentos oficiales se menciona con frecuencia que los dramas de los personajes son un espejo de la depresión del creador Anno. La frase que repite insistentemente Shinji Ikari de “No debo huir” es clave en la compresión de teología, la psicología y la fantasía de la Neo Genesis Evangelion.

Biorobots con condimento

Es sobresaliente la variedad y diversidad estética de los ángeles que aparecen para destruir el mundo. Los Eva son gigantescos robots que son piloteados por adolescentes de 14 años. Cuando el piloto se sienta en su puesto la cabina se inunda con una sustancia que no les ahoga, sino que permite que el piloto y el robot se fusionen hasta en los recodos de los cromosomas.
Los Eva están generalmente enchufados, para garantizar la energía suficiente para las batallas contra los ángeles, y tienen una escasa autonomía.
La fusión con los pilotos muestra cómo las máquinas pueden superar los límites de su fabricación gracias a la fuerza interna de quienes las comandan.
Si es que las cosas hasta ahora lucen un poco confusas, es conveniente acudir a la información de Santiago Benvenuto, quien publicó en la página Batanga el artículo titulado “5 cosas que debes saber sobre Evangelion para entenderlo (un poco) mejor”.
La quinta pata más importante es la depresión. “Aquellos que finalizan con los 26 episodios de la serie y la película The End of Evangelion suelen llegar a dos pensamientos comunes: «No entiendo nada, Hideaki Anno, te odio» o bien: «Siento un gran vacío y profunda depresión en mi interior. Hideaki Anno, te odio». O ambos.
Relata que Hideaki Anno “…ideó la obra como proceso terapéutico para lidiar con sus propias ansiedades y su profunda depresión (…) Eso y los robots gigantes, claro".
El cuarto punto, “Evidentemente Hideaki Anno tiene un fetichismo especial por la simbología de las religiones abrahámicas, algo totalmente exótico para la sociedad japonesa. Durante toda la serie se muestran cruces católicas y referencias cabalísticas propias del judaísmo y el cristianismo.

Unidad Evangelion 01

“Los 18 ángeles son tomados del Antiguo Testamento, de hecho, el 18 es un número esencial en el judaísmo debido a que se asocia con la vida. Por otra parte, el argumento de la serie está fuertemente inspirado por los Escritos del Mar Muerto, el texto no canónico que relata la existencia de Lilith, la primera mujer”.
El tercer dato revelado por Santiago Benvenuto se refiere a las inspiraciones freudianas. “El psicoanálisis juega un papel central en Evangelion. La relación de los pilotos con los Eva puede analizarse en términos freudianos de conflicto interno manifestado en las relaciones traumáticas con sus padres” y recuerda una frase de Rei Ayanami que el autor considera freudiana pero podría tener explicaciones en la identidad asiática, “Soy feliz. Porque quiero morir, quiero volver a la nada”.
La segunda surge de “el tsunami de críticas recibidas por parte de las hordas de otaku furiosos” de que el director pusiera al protagonista Shinji Ikari a enfrentarse con rabia a sí mismo, “Anno decidió lanzar un final complementario en formato de película llamado The End of Evangelion” en la que sucede el final de esta parte de la lucha humana por sobrevivir.
En el primer elemento, Santiago se pregunta por el significado final y supone que es abierto y sujeto a interpretación de la audiencia. “Pero en definitiva, para Anno la serie no tiene ninguna interpretación final en particular”, a lo mejor no ha terminado y eso, lo inacabado (que es parte de la estética japonesa) es el cierre de esta obra que puede ser perfectible. El autor pregunta: “¿Tú qué conclusión has sacado? ¿Qué te ha dejado el final de Evangelion?” y concluye con el popular y lapidario “¿También tienes ganas de golpear a Hideaki Anno?”.


Gendo Ikari
En la página web Evangelionwiki () se presenta una serie de datos relevantes, algunos de los cuales quedan consignados aquí:
  • El día del Segundo Impacto fue el 13 de Septiembre del año 2000. Ese día también es el día de nacimiento de Kaworu Nagisa (piloto de un Eva que fue suplantado por el último ángel).
  • La cerveza que ingiere copiosamente Misato Katsuragi, Jefa de Operaciones Tácticas de NERV, es una marca de Yebisu.
  • Las tiendas 7eleven vendieron un Maserati pintado con los colores del Eva 01 al ganador de un concurso en el que hubo millones de participaciones (por alrededor de USD 180.000).
  • Los nombres de casi todos los personajes son de barcos (o tipos de barcos) de guerra japoneses. También muchos nombres están basados en términos náuticos: Ikari / ancla; Kaji / remo corto o timón; Rokubungi / sextante (instrumento para medir ángulos); Kiel /quilla.
  • Cuando Asuka se muda con Shinji, cierra una puerta corrediza y dice que "es el muro indestructible de Jericó". Esta es una escena de la película de Clark Gable, It Happened One Night.
  • El subtítulo de Do You Love Me?, del episodio 25, es el título de un libro escrito por R. D. Reine. Es una colección de poemas de autoría de este psiquiatra, que giran en torno al tema de la necesidad de amor en la sociedad.
  • En el episodio 9, el Eva 02 destruye un edificio con el cartel "Studio Fantasía”, un estudio de animación que trabajó para Gainax, en Otaku no Video.
  • El episodio 10 es una copia casi textual de varias escenas del film The Andromeda Strain, basado en la novela de Michael Crichton, que cuenta la diseminación de un virus diseñado artificialmente y los intentos de las agencias de inteligencia de EE.UU. para contenerlo.
  • La canción "Fly me to the moon" fue originalmente uno de los grandes éxitos de Frank Sinatra.
Las obras de culto son capaces de crear un mundo ilimitado. Es un mérito que el anime pueda ser el instrumento para tener la capacidad, el talento y la valentía de proponer a las audiencias que por momentos se desvistan de su realidad y pasen a habitar una fantasía de una estructura monumental, abisal, contradictoria, pero una propuesta sostenible.
El hecho de que sean dibujos en movimiento, animaciones, es una barrera para una parte de la audiencia, generalmente por el prejuicio de que el anime no puede ser más que jóvenes jugando un partido de fútbol
interminable o una niña que padece en los Alpes.
Pero el anime ha demostrado que puede ser un género cinematográfico tan complejo como el que más.
Es necesario dejar anotado que el aparecimiento de las cuatro películas de la serie Rebuild of Evangelion reanimó a un género que languidecía. Pero también es necesario dejar sentado que el propio director Anno ha dicho que no tiene mucha más vida.
Hay que verla, Evangelion,
tiene la gran virtud de no enseñar nada, pero crea unos abismos internos en los que algo deberá germinar.

Me voy y volveré en un rato más con algún otro cuento entre manos.